El tiempo

 

Capítulo 1

Llegamos despacio, y nos vamos deprisa, esa es quizás la sensación que tenemos al envejecer, muy contraria a cuando somos jóvenes, que nos parece haber llegado deprisa y que nos queda mucho aún para irnos.

Empiezo a notarme cansada, y que ya no me hace ilusión empezar algo nuevo, me aburre enseguida. Es esa falta de ganas, el comienzo del declive?

Vivo en una pequeña casa, que a medida que pasa el tiempo, ya no me parece tan pequeña, me cuesta mantenerla limpia. Antes podía en una sola mañana dejarla reluciente de arriba a abajo, y ahora, el simple hecho de limpiar los cristales de las ventanas del salón, me ocupan casi todo el día.

 

Anuncios